• IGATA

Los que nos movemos en el ámbito internacional desearíamos que el Brexit se pudiese revertir



Juan Fuentes se sienta con José Manuel Otero Barros, un vigués que trabaja en Luxemburgo en la sede del Banco Europeo de Inversiones (EIB), el organismo financiero de la UE.


Previamente, estudió el Máster en Public Administration (MPA) en la prestigiosa London

School of Economics (LSE). Licenciado en Economía por la Universidades de Vigo y en Derecho por la Universidad Carlos III, el vigués cursó estancia en Brasil (U. Católica de Rio de Janeiro), donde compaginó sus estudios de derecho con prácticas en la fundación política alemana Konrad Adenauer y donde fue voluntario de la FIFA en la Copa del Mundo 2014. Además, Jose Manuel trabajó para el Instituto de Crédito Oficial (ICO) y para la consultora de finanzas públicas AFI.


Cuéntanos José, ¿cómo conseguiste entrar en el BEI?


El proceso de selección para entrar en el BEI es muy similar al de cualquier gran multinacional: tienes que solicitar la vacante a través de la web, insertar tus datos y escribir una carta de motivación. A partir de ahí comienza un procedimiento en el que tendrás que realizar tests onlines (numérico, verbal, lógica, etc), entrevistas grabadas o por skype o casos prácticos, dependiendo un poco del puesto concreto. La última fase consiste en una entrevista en la sede de Luxemburgo acompañado de más tests, casos prácticos u otras pruebas.


¿Qué consejos das a aquellos gallegos que quieren trabajar en una Organización

internacional?


Sobra decir lo importante que es el conocimiento de idiomas, al menos del inglés. Una

experiencia en el exterior también es clave, todavía no entiendo esos estudiantes que no se atreven a salir de su país durante la universidad o la FP: no está solo la mejoría del idioma o la posibilidad de aprender un temario diferente, es saber hacer frente a esos retos que puedes encontrarte en un ambiente que no conoces o desarrollar tus habilidades sociales. En definitiva, salir de tu zona de confort.


¿En qué consiste exactamente tu trabajo?


Trabajo en un pequeño equipo de coordinación y estrategia para el desarrollo de instrumentos financieros utilizando fondos estructurales (son recursos procedentes del presupuesto comunitario como el FEDER, el FEOGA o el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, entre otros).


Aunque la mayor parte de los proyectos en los que invierte el BEI se financian con fondos captados por la propia entidad en los mercados de capitales, hay una pequeña proporción de nuestro negocio donde un gobierno nacional o regional nos contrata para gestionar parte de los fondos estructurales que se le han asignado del presupuesto comunitario. Nosotros utilizando esos recursos para desarrollar instrumentos financieros (préstamos, garantías o inversión en capital) en lugar de las tradicionales subvenciones, de esa manera de consigue un mayor retorno y sostenibilidad de los fondos comunitarios en un momento en que nos vemos obligados a generar mayor impacto con menores recursos.




El trabajo de mi equipo es desarrollar la estrategia y coordinar la labor de las diferentes

unidades del BEI que desarrollan este tipo de instrumentos (grupos regionales de financiación, asesores, equipo legal, análisis de riesgo, etc), además de catalogar los productos a implementar y ser el punto de conexión con la Comisión Europea a la hora de tratar todo aquellos asuntos legislativos relacionados con esta materia. En referencia a este último punto, actualmente nos encontramos negociando la normativa de los fondos estructurales (que suponen casi la mitad del presupuesto de la UE) en el próximo período presupuestario 2021-2027.





¿Cómo ves el estado actual del proyecto europeo UE en una institución europea?


La UE se enfrenta a retos clave en el futuro más inmediato, desde el auge de los populismos al combate contra el cambio climático. Parece evidente que hay una ola de desafección en la que muchos ciudadanos sienten que Europa se compone de un ejército de burócratas que maneja un presupuesto inmenso que no sirve para resolver sus problemas. Sin embargo, el presupuesto total de la UE (como dije anteriormente, repartido en 7 años) supone apenas el 1% de PNB de la UE, y del solo el 6% del total se dedica a financiar la administración (compuesta por apenas 70.000 personas, menos que muchos ayuntamientos de ciudades de la UE). Asimismo, las instituciones comunitarias solo pueden desarrollar aquellas competencias que le permiten los Tratados, y es bien conocido la reluctancia de varios países en lo que se refiere a cesión de competencias.


Estamos demasiado acostumbrados a culpar a la Unión de problemas que

efectivamente son continentales, cuando no globales, pero para los cuales la

UE no tiene competencias o medios para hacer frente. En otros casos, se debe buscar una posición común de todos sus miembros, en temas en los que los intereses nacionales pueden ser completamente contrapuestos.


Centrándome en la labor que realizamos desde el BEI, como brazo financiero de la UE

invertimos en aquellos proyectos con un impacto real en la sociedad y que generan un valor añadido.


Como primera entidad financiera multilateral del mundo, se buscan combatir el cambio

climático, apoyar empresas que afrontan dificultades para salir adelante o lograr financiación, desarrollar proyectos de I+D+i o mejorar la conectividad de las personas, entre otros propósitos que están siempre alineados con objetivos compartidos entre la UE y el BEI (cambio climático, infraestructuras, apoyo a pymes o eficiencia energética). las inversiones del BEI en España el año pasado fueron el equivalente al 1% del PIB del país.


¿ Cómo ha afectado a la UE en general el Brexit?


El Brexit ha supuesto sin duda un shock para la UE en su conjunto. Creo que todos los que nos movemos en el ámbito internacional desearíamos que aún estuviese a tiempo de revertirse. Además ya se están viendo las consecuencias económicas y sociales tanto para la UE como especialmente para el Reino Unido (y las previsiones desde luego no son muy halagüeñas…).


Tenemos que ser realistas y desarrollar planes de contingencia ante cualquier situación que pueda darse el 29 de marzo, cuando debería hacerse efectiva la salida. Sin embargo, el proceso de negociación de Brexit ha conseguido fortalecer la colaboración entre los restantes 27 Estados Miembros, que están respaldando la labor de las instituciones comunitarias en todo este proceso y que observan los perjuicios derivados de un procedimiento de este tipo.


¿Qué habilidades, actitudes son necesarias para empezar un recorrido cómo el tuyo?


No tener miedo a equivocarse y buscar aquello que te haga feliz, que te llene como persona.


Durante tu vida te encontrarás mucha gente que tratará de bloquear tu desarrollo personal, personas que tal vez te quieran con locura, pero que no compartirán tu visión de afrontar retos para conseguir ese objetivo que te has marcado. Mucha gente prefiere tener una vida sencilla, sin preocupaciones ni complicaciones, es totalmente legítimo (y en algún momento todos querríamos algo parecido) pero su influencia no puede limitarte si realmente tú tienes otras metas por muy complicadas que estas puedan parecer.


Hay que saber sacar lecciones de cada situación. No tengas miedo a intentar nada (si no lo haces es cuando seguro no lo conseguirás), y si te equivocas o no salen las cosas como lo habías planeado, aprende de tus errores y, siempre desde la humildad y el respeto, analiza como deberías de actuar antes de dar tu siguiente paso. La constancia y la perseverancia con cabeciña son una auténtica virtud.


¿Hay muchos gallegos trabajando en instituciones europeas? ¿Qué tenéis en común?


No sabría decirte una cifra exacta, somos unos 350 españoles de entre los casi 3.500

empleados del BEI. El año pasado organizamos un par de comidas de gallegos donde

coincidimos algo más de 20 personas.


Creo que es más interesante hablar de todo aquello que tenemos diferente: he conocido

gallegos de mi edad (aunque creo que soy el más joven del BEI) y otros a punto de jubilarse; gente que ha trabajado en este organismo más de 20 años o que se han recorrido medio mundo antes de recalar aquí; matrimonios entre gallegos, de gallegos con personas de otros países; gente del Depor, del Celta; gente de ciencias y de letras; y así podría seguir horas, y es que el valor añadido de un organismo como el BEI de un país como luxemburgo es la multiculturalidad y la diversidad que se respira en cada esquina.




Síguenos en nuestras redes sociales:

COMPOSTALENT © 2018 por ABS

Hosting por  

rgb-logo-color.jpeg
  • White Facebook Icon
  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Twitter Icon