• IGATA

Álvaro San Segundo: un jurista que trabaja en el ámbito deportivo con experiencia en África.


Juan Fuentes (Embajador IGATA en África y Oriente Medio) se sienta con Álvaro San Segundo, un joven vigués que no dudó en aventurarse en el continente africano dedicando su verano tras acabar la carrera a hacer voluntariado en Kenia, con la Fundación del entonces jugador del Real Club Celta de Vigo y actual jugador del Deportivo Alavés y del combinado nacional sueco, John Guidetti. Lanzó una campaña para recabar fondos a través de la venta de pulseras en distintos puntos de Vigo e internet y viajó a Nairobi durante el mes de julio de 2017 para conocer el proyecto del sueco allí y realizar un estudio de cara al futuro.


A día de hoy, Álvaro se encuentra realizando prácticas profesionales en un despacho multidisciplinar con sede en Madrid, especializado en la industria del deporte y el entretenimiento. Previamente, Álvaro se graduó en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, donde tuvo la oportunidad de realizar un año académico en la University of Cambridge gracias a una beca Erasmus, y más tarde concluyó sus estudios con el Máster de Acceso a la Abogacía de la Universidad Carlos III de Madrid, así como con un Programa Executive en Gestión Deportiva organizado por el Centro de Estudios Garrigues y LaLiga, algo que le animó a decidirse por iniciar su carrera en este sector.


Hasta este momento, la experiencia profesional de Álvaro incluye estancias en los tres grandes despachos españoles y un despacho del conocido como Magic Circle inglés durante la carrera, además de prácticamente un año tras el Máster de Acceso en el departamento de Fusiones y Adquisiciones de uno de los despachos de referencia a nivel internacional.






* * *


Cuéntanos Álvaro, acabas la carrera y decides aventurarte en África. ¿Qué te ha motivado a hacerlo?


Mi verdadera motivación fue una conversación con mi mejor amigo de la carrera al poco

tiempo de empezar en la Universidad. La realidad es que, en mi opinión, el voluntariado no está bien enfocado en muchas ocasiones y es fundamental hacerlo “atractivo” para los jóvenes para que se animen a involucrarse en proyectos solidarios. En el caso de mi amigo, participaba en programas con más gente joven que consistían en visitas a distintos centros durante el año y una estancia internacional en verano en sitios como India o Camerún. En mi caso, la idea de combinar el fútbol con el voluntariado me parece clave y de ahí que me fijase en el proyecto de la Fundación de John.


Empecé a buscar posibilidades a través de internet y hablando con más gente, pero todos los programas eran bastante caros y la experiencia se terminaba prácticamente nada más volver.


Me acuerdo de decirle a mi amigo que me acabaría yendo por mi cuenta y así fue.



¿Cómo te surgió lo de la Fundación Guidetti?


Hablé con el jugador al terminar un entrenamiento hace 3 años ya. Él me dio el número de Mike (su padre), le llamé y quedamos para tomarnos un café. Nos caímos bien y tras un año dándole vueltas, decidimos que fuera. A día de hoy seguimos en contacto.



¿Cómo te cambió la experiencia? ¿Qué fue lo que más te impresionó de Kenia?


Más que cambiarme, fue “quitarme la espinita”. Al final conseguí lo que quería y me metí en la rueda laboral habiendo ido ya. El “problema” ahora es que tengo ganas de volver (¡bendito problema!). Ya conozco lo que hay y soy consciente de lo mucho que puedo aportar con muy poco. De ahí que la experiencia me haya abierto si cabe más los ojos y me haya animado a repetir y, sobre todo, a seguir tratando de sumar desde España.


Lo que más me impresionó fue la alegría con la que viven su día a día con lo mínimo. Aunque parezca un tópico, muchas veces no somos conscientes de las preocupaciones innecesarias que nos generamos ni de lo frustrados que nos sentimos por no tenerlo absolutamente todo, cuando hay gente feliz “sobreviviendo”. A todo el mundo le hace ilusión de vez en cuando algún capricho u objeto material, pero es que en todavía más ocasiones nos obsesionamos con cosas totalmente prescindibles, en vez de valorar lo realmente importante.



Has hecho prácticas en los mejores despachos del país y alguno de los más grandes del mundo, además de un Erasmus en una de las universidades más prestigiosas. ¿Qué recomiendas a los universitarios para lanzar su carrera a nivel internacional?


Lo más importante son las ganas. El que no tiene ganas de irse fuera nunca se irá. Mi

experiencia en Cambridge fue brutal: desde el momento en el que solicité la beca hasta el día en que me bajé del avión de vuelta. Una verdadera historia de superación que demuestra que si de verdad anhelas algo con todas tus fuerzas, lo acabas consiguiendo.


Dicho esto, mi recomendación a cualquier universitario es que se vayan fuera al menos un cuatrimestre. A mí me aconsejaron que no me fuese de Erasmus estudiando derecho y es uno de esos consejos de los que más me alegro de no haber seguido. Mi experiencia haciendo entrevistas así lo avala. Los reclutadores se fijan en esto y lo valoran. El 95% de las entrevistas que he hecho se han centrado en contar mi experiencia en Inglaterra y en hablar en inglés. Es, sin duda, una forma de diferenciarse. En pleno siglo XXI no podemos reducir nuestra vida a nuestra ciudad o nuestro país. Hay que salir, conocer gente, aprender otros idiomas...


Y en relación con los despachos, más de lo mismo. A día de hoy hay muchísimos programas, como por ejemplo el programa Erasmus+ Prácticas, que te permite realizar prácticas profesionales en el extranjero durante la carrera. La Autónoma, al menos, ofrece infinidad de alternativas en este sentido. Muchas veces el problema es más de los alumnos que no nos enteramos...



¿Cómo han valorado tus empleadores tu experiencia en África? ¿Hasta qué punto lo ves como un valor añadido / diferencial en tu CV?


La experiencia de voluntariado es siempre positiva, pero no te tienes que ir a África. Hay

muchísimos proyectos en España interesantes en los que involucrarse. Mi hermano, sin ir más lejos, colaboraba con una organización española apadrinando a un niño de un barrio humilde de Madrid.


En mi caso creo que lo más diferencial es la forma en la que lo hice. Demuestra interés e

iniciativa y eso sí que probablemente se convierte en un valor añadido (no el mero de hecho de que sea África).



Jurista en el ámbito deportivo, un sector muy interesante en el que seguro muchos abogados querrían trabajar. ¿Qué les recomiendas para hacerse un hueco en la industria?


Todavía soy muy joven y tengo muy poca experiencia para dar consejos en una industria en la que acabo de aterrizar, pero creo que podría resumirse en ser humilde, discreto y buena persona. Humilde porque es un mundo de muchos egos y, en mi opinión, ser humilde te diferencia de los demás. Discreto porque estamos hablando de personas y entidades que están en el foco de atención de la sociedad continuamente y una palabra de más te puede jugar una mala pasada. Y buena persona porque, aunque gracias a Dios cada día hay más gente buena en el sector, todavía sigue habiendo muchos intereses de dudosa moralidad camuflados y creo que ser una persona transparente y leal te puede asegurar, a priori, que la gente confíe en ti.




IGATA es la Comunidad de líderes gallegos o amantes de Galicia que están desarrollando proyectos con impacto económico, social o medioambiental en todo el mundo.



Galician mood, everybody, everywhere

#TalentoGalego #IGATA


Síguenos en nuestras redes sociales:

COMPOSTALENT © 2018 por ABS

Hosting por  

rgb-logo-color.jpeg
  • White Facebook Icon
  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Twitter Icon